Cómo grabar voces en tu casa como un profesional: 5 consejos para armar tu estudio

Cómo grabar voces en tu casa como un profesional: 5 consejos para armar tu estudio

Grabar voces siempre ha sido un proceso crucial y puntilloso en cualquier proyecto musical, más allá del estilo y de la época. Esto sucede principalmente por el protagonismo que tienen las voces en el entorno musical. Hablamos nada mas y nada menos que el instrumento, la voz, que tiene la responsabilidad de llevar la melodía y el mensaje de una canción.

Para que podamos llevar a cabo un trabajo óptimo que nos permita obtener una voz con una sonoridad clara, rica, inteligible y con el cuerpo y la presencia que requiere este tipo de instrumento, serán necesarias algunas herramientas y procesos específicos. 

Si bien ya en este otro post hablamos sobre cómo montar tu propio estudio de radio online, en este te contaremos algunos consejos sencillos pero fundamentales para que puedas crear tu propio estudio de grabación en especifico que te permitirá grabar voces en casa con resultados profesionales.

El entorno: es fundamental disponer de un espacio físico adecuado

Dedicar una buena parte de tu presupuesto a un buen micrófono es correcto, pero de nada servirá si luego lo colocas en un entorno acústico inadecuado.

Es por esto que será necesario que, para empezar, elijas una habitación que sea lo más silenciosa posible, con una estructura medianamente uniforme (es mejor rectangular que cuadrada), un techo relativamente alto (unos 3 metros), alejada de baños y cocina (esto evita posibles ruidos de tuberías, motor de nevera, etc.) y que no tenga elementos demasiado reflectantes como pueden ser espejos, azulejos o ventanas.

Ya escogido el cuarto de tu casa más adecuado, continuaremos añadiendo los elementos que nos ayudarán a acondicionarlo acústicamente para lograr grabar voces en las mejores condiciones posibles.

Comenzaremos con los materiales de tratamiento acústico. Estos son los absorbentes, difusores, trampas de graves, y un gran etc., ya que el mercado nos ofrece una enorme cantidad de variantes. Este tema puede ser algo abrumante, pero te contaremos formas simples de abordarlo.

Para acondicionar tu sala, te recomendamos que pongas una alfombra gruesa en el suelo donde vayas a grabar y unas cortinas gruesas en las ventanas. Esto ayudará al aislamiento del sonido pero te permitirá iluminar y ventilar la habitación cuando no estés grabando.

Otra parte importante es la de la disposición dentro del cuarto. Para esto recomendamos colocar el punto de grabación en una de las esquinas del mismo. En ese mismo vértice deberás incluir trampas de graves hasta la altura del techo. Por otro lado, en cada una de las dos paredes laterales y en el techo, necesitarás colocar un par de espumas absorbentes. Para finalizar, coloca el pie del micrófono con el micro y su antipop. 

Tenemos una opción diferente que es la de conseguir una pantalla acústica que va directamente en el pie del micrófono. En términos de presupuesto, hacer esto o acondicionar tu sala, no habrá demasiadas diferencias, así que es cuestión de gustos.

Elegir el micrófono adecuado dependiendo del tipo de voz y de la cadena de audio y accesorios (soporte, antipop, pantallas acústicas)

Ahora sí, momento de escoger tu micrófono. Una vez más, las opciones son infinitas, pero iremos al grano. Lo más recomendable será escoger un micrófono de condensador de gran diafragma, dejando así de lado los dinámicos o micrófonos de cinta. El motivo es que los micrófonos condensadores, si bien son muy sensibles a las vibraciones y ruidos externos, captarán la voz con mucha más fidelidad, destacando así su timbre, cuerpo y matices.

Por otro lado, nuestra recomendación es que te hagas de un buen pie de micrófono que sea estable y seguro, un filtro antipop para no captar los ruidos de las «oclusivas» y también un cable de micrófono bueno (sección y pantalla gruesa) y no demasiado largo (3/5 metros).

Elegir la interfaz de audio que mejor se ajuste a tus necesidades

Sobre este tema tenemos un post dedicado a tarjetas de sonido, para qué sirven y los diferentes tipos que existen. Lo puedes leer haciendo clic aquí. 

Para resumirlo aquí, podemos decirte que los avances tecnológicos de los últimos tiempos han hecho que hoy tengamos interfaces de audio muy completas a precios accesibles. En este caso, necesitaras una que tenga una única entrada de micrófono (no son necesarias ni 4, ni 6, ni 8).

Bastará también que tenga una conexión USB 2.0, una salida de auriculares para ir monitoreando la grabación y, si es posible, un DSP para gestionar plugins que te ayuden a perfilar mejor la voz, aunque siempre puedes prescindir de él y trabajar esto desde tu DAW.

Por último, recomendamos que tenga algunas salidas para conectar unos monitores de referencia y una entrada de línea/instrumento por si quieres grabar un acompañamiento.

Escoger la plataforma (software) con la que vas a grabar

Prácticamente todos los programas de grabación de audio te permitirán realizar una pista audio, seleccionar una entrada de micrófono y grabar. Pero entre tantas opciones que hay en el mercado, ¿Qué aspecto debería ser el que te haga decidir por una u otra opción? Pues bien, lo más probable es que después de grabar la voz le quieras hacer algo más. Entonces el software que utilices dependerá del tipo de música, maqueta o proyecto que quieras llevar adelante. 

En caso que tengas una Mac y desees hacer una maqueta para tus músicos, una discográfica, etc., el GarageBand te puede venir bien. Si lo que deseas es presentar un trabajo un poco más completo quizás ya debas invertir en Pro Tools, Logic, Cubase, FL Studio, entre algunos otros. Por otra parte si quieres grabar voces para pre producciones de música electrónica, disco o house, quizás una licencia de Abelton Live sea tu mejor opción. Finalmente, para cualquier tipo de estilo musical, Native Instruments Komplete lo es todo en cuanto a recursos de sonido, efectos instrumentos acústicos, electrónicos y más.

Elegir un sistema de monitorización adecuado (auriculares, monitores)

Por último, deberás obtener un sistema de referencia para para monitorizar la mezcla y la grabación. Para escoger un par de monitores de referencia, deberás determinarlo según el tipo de instrumento que grabaremos, en este caso la voz, y por el tipo o tamaño de sala en el que vamos a realizar este trabajo. Para que te des una idea, cuanto más grande sea la habitación, más grande debería ser el altavoz. 

Otro elemento a tener en cuenta son unos auriculares de referencia para el cantante (que también podrás usar para la mezcla). Una vez más, existen muchos modelos disponibles. Lo que deberías identificar como importante en este caso es hacerte con unos auriculares «cerrados» (ni abiertos, ni semi abiertos). Esto es algo fundamental debido a que, de lo contrario, puedes correr el riesgo de que la señal de referencia que se envía al cantante se «cuele» por micrófono, «ensuciando» así la señal original de la voz.

Facebook Comments