Historia de Internet: la primera web

Historia de Internet: la primera web

Internet ha revolucionado la informática y las comunicaciones como ninguna otra cosa. La invención del telégrafo, el teléfono, la radio y el ordenador sentó las bases para esta integración de funcionalidades sin precedentes. Internet es a la vez una herramienta de emisión mundial, un mecanismo para diseminar información y un medio para la colaboración y la interacción entre personas y sus ordenadores, sin tener en cuenta su ubicación geográfica. Internet representa uno de los ejemplos más exitosos de los beneficios de una inversión y un compromiso continuos en el campo de la investigación y el desarrollo de la infraestructura de la información.

La primera descripción registrada de las interacciones sociales que se podían habilitar a través de la red fue una serie de memorandos escritos por J.C.R. Licklider, del MIT, en agosto de 1962, en los que describe su concepto de “Red galáctica”. Imaginó un conjunto de ordenadores interconectados globalmente, a través de los que todo el mundo podría acceder rápidamente a datos y programas desde cualquier sitio. En espíritu, el concepto era muy similar a la Internet de hoy en día. Licklider era el director del programa de investigación informática de DARPA, que comenzó en octubre de 1962. Mientras estaba en DARPA convenció a sus sucesores en dicha agencia (Ivan Sutherland, Bob Taylor y Lawrence G. Roberts, investigador del MIT), de la importancia de su concepto de red.

A finales de la década de 1970, reconociendo que el crecimiento de Internet iba acompañado de un crecimiento del interés de la comunidad de investigación, y, por lo tanto, de un incremento de la necesidad de mecanismos de coordinación, Vint Cerf, gerente por entonces del Programa de Internet en DARPA, formó varios organismos de coordinación, una Junta de Cooperación Internacional (ICB), presidida por Peter Kirstein de UCL, para coordinar las actividades con algunos países cooperantes centrados en la investigación de la red satélite de paquetes, un Grupo de Investigación de Internet que se trataba de un grupo abierto que proporcionaba un entorno de intercambio de información general, y una Junta de Configuración de Internet (ICCB), presidida por Clark. La ICCB era un organismo en el que solo podía participarse por invitación, creado para ayudar a Cerf en la gestión de la creciente actividad de Internet.

La apertura al mundo de la web ocurrió el 23 de agosto de 1991, luego de varios años de trabajo. Como empleado de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN por su sigla en inglés), Tim Berners-Lee creó a mediados de los ’80 un sistema de hipertexto para compartir y unir el trabajo de los investigadores.

Tim Berners Lee

Años después, el ingeniero británico se embarcó en el proyecto para establecer una comunicación entre un cliente y un servidor usando el protocolo HTTP. Fue lanzado el 6 de agosto de 1991, en exclusiva para los miembros de CERN, y el 23 de ese mismo mes fue abierto al público, dando vida a lo que hoy conocemos como la Web.

Es por esto que Berners-Lee es considerado el padre de la Web, fue el creador de la primera web de la historia. No tenía colores, ni fotos, ni videos. Tampoco había gráficos ni animaciones. Solo textos, hipertextos y un conjunto algo confuso de menús. 

En abril de 1993, el CERN anunció que la World Wide Web sería gratis para todo el mundo y se aseguró de que su siguiente versión estuviera disponible para el máximo número posible de usuarios. Son muchos los hitos que han marcado el desarrollo de la web desde su lanzamiento hace 25 años y era complicado imaginar en lo que terminaría convirtiéndose.

El proyecto no fue una investigación oficial del CERN, sino que Tim trabajó en ello por que se dio cuenta que los científicos de todo el mundo tenían serios problemas para compartir información a través de un medio común y a finales de 1990 ya había creado todo lo que necesitaba, las tecnologías que sentaron las bases de la web: el lenguaje HTML (HyperText Markup Language), el protocolo HTTP (HyperText Transfer Protocol) y la URL o URI (Uniform Resource Identifier), es decir, la dirección que identifica a cada recurso de la web.

Más adelante, en 1994, Berners-Lee crearía el World Wide Web Consortium (W3C), para mantener unos estándares comunes en el funcionamiento de la red. Y en 1998 reflexionaría sobre el proceso que le ayudó a crearlo con estas palabras: «Si crees que navegar por hipertextos es genial, es porque nunca trataste de escribirlos».

Actualmente Berners-Lee trabaja en el desarrollo de una Web abierta y justa, siendo el director del World Wide Web Consortium (W3C).

Para conmemorar las tres décadas de vida de la WWW, los científicos han creado una versión de ese protocolo original a la que se puede acceder a través de cualquier navegador moderno.

Si quieres ponerte a prueba y ver esa web rudimentaria, puedes hacerlo gracias a un proyecto que ha sido elaborado un grupo de desarrolladores y diseñadores web del CERN.

 

Dejanos un comentario.